fbpx

EDUCACION: HACIA LAS VERDADERAS BASES

La educación que ha prevalecido en el pasado es muy insuficiente, incompleta, superficial. Sólo crea gente que puede ganarse la vida pero no da ningún indicio sobre la vida misma. No sólo es incompleta, es además dañina – porque está basado en la competencia.

Cualquier tipo de competencia es violento en su esencia, y crea personas que no aman. Todo su esfuerzo está en los logros: renombre, fama, todo tipo de ambiciones – obviamente, deben luchar y entrar en conflicto para lograrlas. Esto destruye su gozo y su amistad. Pareciera que todos están luchando contra el mundo entero.

La educación hasta ahora ha sido orientada a lograr metas: lo que aprendes no es importante; lo que es importante es el examen que vendrá en uno o dos años más. Hace que el futuro sea importante – más importante que el presente. Sacrifica el presente por el futuro. Y esto se convierte en tu estilo mismo de vida; estás siempre sacrificando el momento por algo que no está presente. Esto crea un tremendo vacío en la vida.

La comuna de mi visión tendrá una educación de cinco dimensiones./b>

Antes que entre en el tema de esas dimensiones, quiero señalar unas cosas. Uno: no debería existir examen alguno como parte de la educación, pero cada día, a cada hora, habrá una observación de parte de los profesores; sus comentarios durante el año decidirán si adelantas o te quedas un poco más en la misma clase. Nadie falla, nadie pasa – es sólo que unas personas son rápidas y otras son un poco perezosas – porque la idea de fallar crea una profunda herida de inferioridad, y la idea del éxito crea otra clase de enfermedad, la de superioridad.

Nadie es inferior, y nadie es superior.

Uno es sólo uno mismo, incomparable.

Por esto, los exámenes no tendrán lugar. Esto cambiará toda la perspectiva desde el futuro hacia el presente. Lo que estás haciendo en este preciso momento será decisivo, no lo serán cinco preguntas al final de dos años. De las miles de cosas por las cuales pasarás durante estos dos años, cada uno será decisivo; así la educación no será orientada hacia las metas.

El profesor ha sido de inmensa importancia en el pasado, porque él sabía que aprobó todos los exámenes, que acumuló conocimiento. Pero la situación ha cambiado – y éste es uno de los problemas, que las situaciones cambian pero nuestras respuestas permanecen siendo las viejas. Ahora la explosión del conocimiento es tan vasta, tan tremenda, tan veloz, que no puedes escribir un gran libro sobre un tema científico porque al momento en que tu libro esté por salir, estará pasado de moda; nuevos hechos, nuevos descubrimientos lo harán sin relevancia. Ahora la ciencia dependerá de los artículos, los periódicos, no de los libros.

El profesor fue educado hace treinta años. En treinta años todo ha cambiado, y sigue repitiendo lo que se le enseñó a él. Está pasado de moda, y está haciendo que sus alumnos estén pasados de moda. Por esto, en mi visión, el profesor no tiene cabida. En vez del profesor, habrá guías, y la diferencia debe de ser comprendida: un guía te dirá donde, en la biblioteca, encontrarás la última información sobre un tema.

En el futuro el computador va resultar ser de una importancia tremenda y revolucionaria.

Por ejemplo, la manera que la educación se imparte a los alumnos es enteramente anticuada. Aún depende en alimentar la memoria, y mientras más se carga la memoria, menor es la posibilidad de tener claridad y inteligencia. Me parece una gran oportunidad que a los alumnos se les libere del almacenaje de todo tipo de información. Pueden llevar pequeños computadores que tendrán toda la información que requieren en un momento dado. Esto ayuda a que sus mentes sean más meditativas, claras, inocentes. Ahora, sus mentes están demasiado atiborradas con basura innecesaria.

En el futuro, la educación será centralizada en el computador y en la televisión, porque lo que puede ser visto gráficamente es recordado con mayor facilidad que aquello que se ha leido o oído. Los ojos son instrumentos mucho más poderosos que los oídos. También quitará el aburrimiento de sólo leer y escuchar. Al contrario, la televisión es una experiencia gozosa. La geografía puede enseñarse con mucho colorido…

El profesor deberá ser solamente un guía para mostrarte el canal adecuado, para mostrarte cómo usar el computador, de cómo encontrar el libro más reciente. Sus funciones serán totalmente diferentes. No te estará impartiendo conocimiento, te está haciendo conciente del conocimiento contemporáneo, del conocimiento más reciente disponible. Él es sólo un guía.

Bajo éstas consideraciones, yo divido a la educación en cinco categorías.

La primera es informativa, como historia, geografía, y muchos otros temas que pueden ser manejados por la computador y la televisión juntas.

Pero sobre la histoela – debemos tomar un punto de vista completamente radical. En este momento, la historia consiste en Genghis Khan, Tamerlane, Nadirshah, Adolf Hitler, etc. Estas no son nuestras historias, éstas son nuestras pesadillas. La sola idea que los humanos pueden ser tan crueles unos a otros produce nausea. Nuestros niños no deben de ser alimentados con tales ideas.

En el futuro, la historia debe consistir sólo en aquellos grandes genios que han contribuído algo a la belleza del planeta, a la humanidad – un Gautama Buda, un Sócrates, un Lao Tzu; grandes místicos como Jalaluddin Rumi, J. Krishnamurti; grandes poetas como Walt Whitman, Omar Khayyam; grandes figuras literarias como Leo Tolstoy, Maxim Gorky, Fyodor Dostoevsky, Rabindranath Tagore, Basho.

Debemos enseñar la grandeza positiva de nuestra herencia, con apéndices indicando la gente que hasta ahora se le ha considerado históricamente grande – gente como Adolfo Hitler. Ellos pueden aparecer solamente en los apéndices y las notas, con una clara explicación que ellos eran insanos, o sufrían de un complejo de inferioridad, o algún desorden psiquiátrico.

Debemos lograr que las generaciones futuras estén completamente concientes que un lado oscuro existió en el pasado, que domin pero que ahora no hay lugar para ello.

En la primera dimensión también vienen los idiomas. Cada persona en el mundo deberá saber al menos dos idiomas; uno, su lengua materna, y la otra el Inglés como un vehículo internacional de comunicación. Se les puede enseñar con mayor precisión por televisión – el acento, la gramática, todo puede ser enseñado con mayor corrección.

Podemos crear en el mundo una atmósfera de hermandad: el lenguaje conecta a la gente, y el lenguaje desconecta a la gente también. En éste momento, no existe un lenguaje internacional. Esto es debido a nuestros prejuicios. El inglés está perfectamente adecuado, porque es conocido, en mayor escala, por la mayoría de la gente por el mundo.

La segunda dimensión es la investigación de temas científicos, lo cual es tremendamente importante porque es la mitad de la realidad, la mitad externa. Esto se puede impartir por televisión y computador también, pero será más complicado, y el guía humano será más necesario.

La tercera será sobre lo que está faltando en la educación actual, el arte de vivir. La gente ha dado por sentado que saben lo que es el amor. No lo saben… y cuando logran saberlo, es demasiado tarde. A cada niño se le debe de enseñar a transformar su rabia, su odio, sus celos, en amor.

Una importante parte de la tercera dimensión será el sentido del humor.

Nuestra así-llamada educación hace que la gente esté triste y seria. Si un tercio de tu vida es gastada en la universidad siendo triste y serio, esto se arraiga profundamente en ti; te olvidas el lenguaje de la risa – y el hombre que olvida el lenguaje de la risa ha olvidado mucho de la vida.

Por ello, el amor, la risa, y el familiarizarse con la vida y sus maravillas, sus misterios… Estos pájaros cantando en los árboles deben ser oídos. Los árboles y las flores y las estrellas deben tener una conexión con tu corazón. El amanecer y el crepúsculo no serán asuntos externos – deberán ser algo interno también. La reverencia por la vida deberá ser el fundamento de la tercera dimensión. La gente es tan irreverente hacia la vida.

La cuarta dimensión deberá ser del arte y la creatividad: pintura, música, artesanía, cerámica, escultura – todo lo creativo.

Se deben permitir todas las áreas de creatividad; los alumnos pueden elegir. Habrá unas pocas cosas obligatorias – por ejemplo, un idioma internacional deberá ser obligatorio, y una cierta capacidad para ganar tu sustento deberá ser obligatorio, cierta arte creativa deberá ser obligatorio. Puedes elegir por todo el arco iris de las artes creativas, porque a no ser que el hombre aprenda a cómo crear, nunca llega a ser parte de la existencia, la cual es constante creación. Al ser creativo, uno es divino; la creatividad es la única oración.

La quinta dimensión debe de ser el arte de morir.

En la quinta dimensión estarán todos las meditaciones, para que puedas saber que no hay muerte, para que puedas tomar conciencia de la vida eterna dentro de ti. Esto debería ser absolutamente esencial, porque todos tienen que morir; nadie lo puede evitar. Bajo el gran cobijo de la meditación, puedes ser introducido al Zen, al Tao, al Yoga, al conocimiento Hassídico, a todos los tipos y posibilidades que han existido, pero de las cuales la educación nunca se ocupó.

La comuna nueva tendrá una educación plena, completa.

He sido un profesor yo mismo y renuncié a la universidad con una nota diciendo: Esto no es educación, esto es mera estupidez, no están enseñando nada significativo.

Pero esta educación insignificante prevalece por todo el mundo – sin diferencias, ya sea Rusia o América. Nadie ha buscado por una educación más completa, más total. En este sentido casi todos carecen de educación; aún aquellos que tienen grandes títulos, están sin educación en las áreas más vastas de la vida. Unos pocos están más faltos de educación, otros menos – pero todos están sin educación, porque la educación como un todo no existe en ninguna parte.


LA LEY DE AYUDA

Si quieres ayuda tienes que solicitarla»

Si intentas ayudar a alguien que prefiere continuar en su desgracia, al poco tiempo te arrastrara con él.
Ten presente que es muy difícil ayudar a una persona con una negatividad obstinada.

Si es una persona que te importa,
lo más recomendable es observarlo a distancia y estar receptivo al momento que pida tu ayuda. Solo entonces podrás actuar.

Debemos cuidar actuar donde no se nos requiere, ya que nuestra ayuda será malinterpretada, ignorada o no apreciada.

Debemos tener en cuenta que cuando ayudamos a otra persona debemos asumir las consecuencias de la misma, así que el karma se repercutirá si la ayuda es incorrecta.

Cuando la persona está lista para pedir ayuda también está para recibirla. Estará preparado para recibir la sabiduría que está conlleva.
Entonces, la fuerza Superior se pone en marcha para ayudarlo.

De inmediato aparecerá la persona o maestro, lo colocará en la situación y lugar correcto.

Puede parecerte difícil, duro o mezquino lo que voy a decirte:
Evita ayudar a quién no lo solicita.

Mantén tu distancia de aquellas personas con actitudes autodestructivas, aunque de un familiar, amigo o ser querido se trate, de lo contrario; consumirá tu energía, estabilidad emocional y psicológica.

Cada persona tiene una misión en la vida, en muchas ocasiones se tiene que tocar fondo para descubrirla.

Debemos respetar su proceso.


«Todo lo que ocurre tiene un sentido, aunque no podamos comprenderlo»

Anselm Grün es monje en la abadía de Münsterschwarzach (Alemania), pero también es un escritor famoso que ha vendido hasta 17 millones de ejemplares en todo el mundo. Como monje benedictino asegura que haber dedicado su vida –tiene 76 años– a la búsqueda de Dios le hace más sensible a las preguntas y dudas que le plantean las personas que acuden a él y le permite dar mejor asesoramiento y formación. Es algo que hace a través de sus libros, unas obras en las que con un estilo ameno mezcla filosofía, psicología y espiritualidad.

En Aceptar la duda, que acaba de publicar la Editorial Kairós, Anselm Grün aborda la duda desde distintos planos precisamente cuando la incertidumbre está más presente que nunca en nuestras vidas. «Cuando dudo confío en mi instinto y me dejo llevar por él», nos explica

REFLEXIONES SOBRE LAS DUDAS Y LA CONFIANZA

“Los neurólogos también nos dicen que nuestro mundo es tan complicado que las decisiones intuitivas son más certeras. Porque las decisiones intuitivas recurren a una parte del cerebro en la que se han almacenado las experiencias de toda nuestra vida y de nuestros antepasados”, señala Anselm en su libro y añade: “Aun así, en este mundo acelerado, en estos tiempos trepidantes, es necesario parar una y otra vez para preguntarse: “¿En qué confío? ¿Sobre qué debería dudar?” sin por ello quedarse atascado en la duda. Se trata sobre todo de que la duda nos lleve a una conclusión más clara.

–Hay personas que tienden a dudar constantemente de sí mismas, lo que les genera sufrimiento.
–Sí dudar constantemente de uno mismo es una falta de confianza que produce mucho sufrimiento. La duda acerca de uno mismo impide cualquier tipo de autoconfianza y nos aleja de la vida. Para evitarlo yo a les recomendaría dejar de lado la cabeza y conectarse más con su corazón, porque es la cabeza la que siempre está en la duda. En cambio, cuando estamos en contacto con nuestro corazón, nos sentimos más a nosotros mismos y podemos decirnos: «Siento, luego existo».

Repetir esta frase «Soy yo mismo» nos devuelve la calma y serenidad interior porque nos concede el permiso para ser sin más, sin tener la obligación de demostrar constantemente nuestra valía. Me permito simplemente ser sin necesitar una justificación.

–Algunos terapeutas dicen que existe una duda patológica, porque conduce a la inacción.
–Sí, efectivamente hay una duda morbosa. Hay gente que duda de todo, no solo de la fe, sino también del resultado del conocimiento, de las declaraciones de los políticos, etc. Dudar de todo es un mecanismo de defensa ante la realidad. Me niego a asumir mi responsabilidad, pero lo justifico con la duda, me quedo paralizado argumentando que es la duda la que me impide actuar.

De la misma forma hay dudas que lo que pretenden es evitar que tome una decisión. Por un lado es normal que antes de decidir dude sobre lo que es más conveniente o correcto.

Para ayudarme en este proceso puedo imaginar ante mí las diferentes posibilidades tengo y optar por aquella que en mí despierta más vitalidad, más amor y más paz. La duda que es buena –es decir que no es patológica– me prepara para decidir y me permite hacerlo. Me conduce a una decisión que ha sido meditada y no me paraliza.

–Para superar las dudas que surgen cuando estamos en pareja, ¿qué práctica nos puede ayudar?
–En toda unión pueden aparecer las dudas y lo mejor es hablar de ellas y exponerlas. La pregunta principal a plantearse es: ¿Estas dudas que tengo están generadas por mi ideas sobre lo que es una pareja ideal? Si es así, mi trabajo es aceptar a mi pareja tal y como es y soltar este ideal.

En la pareja también aparecen dudas relacionadas con el hecho de si mi compañero o compañera me está siendo fiel.

En ese caso puedo hablar con mi pareja sobre ello, abordar con él o ella estas dudas, lo que puede ayudar a resolverlas. Y otra forma de proceder que puede ser de utilidad es permitir que las dudas sigan ahí, dejar de luchar contra ellas y optar conscientemente por la confianza diciéndome: «Confío en mi pareja, confío en él o ella».

–Ante una desgracia solemos dudar aún más de la existencia de Dios. ¿Usted cree que esta duda se puede transformar en espiritualidad?
–La desgracia nos hace dudar del Dios protector que nos cuidaba que habíamos imaginado hasta entonces. Sin embargo esta duda también puede llevarnos a construir una nueva imagen de Dios, un Dios visto como un misterio incomprensible, lo que hará más profunda nuestra espiritualidad. No rezamos para que Dios nos ayude. Rezamos porque nos entregamos a este Dios que es incomprensible, porque creemos que es amor, pero un amor que escapa a nuestra razón.

–¿Usted cree que todo aquello que nos sucede tiene entonces un sentido?
–Sí, todo lo que ocurre tiene un sentido, aunque no podamos comprenderlo y deberíamos ser prudentes a la hora de asignar un significado a los acontecimientos de una manera inmediata. La pregunta debería ser más bien: «¿Qué sentido tiene esto para mí?» O bien preguntarnos: «¿Qué sentido quiero darle a este acontecimiento y cómo voy a reaccionar ante él?»

–En sus libros escribe tanto sobre espiritualidad como de psicología. ¿Diría que la espiritualidad nos puede ayudar a acercarnos a la felicidad?
–La psicología nos ayuda a entendernos mejor y nos ayuda a afrontar mejor los obstáculos de la vida. Pero la psicología por sí sola no da significado a la existencia, es la espiritualidad la que da sentido a la vida y la que le proporciona un nuevo sabor, un gusto por el amor. La espiritualidad nos facilita estar más en harmonía con nosotros mismos y con Dios y estar en harmonía con nosotros mismos es lo mismo que la felicidad.

–Para afrontar la dificultad, ¿qué es lo que más ayuda?
–Lo que más necesitamos en este momento difícil es la virtud cristiana de la esperanza. Tener esperanza no es lo mismo que tener expectativas. La expectativa puede decepcionarnos. Esperamos lo que no vemos. Esperamos que Dios nos pueda permitir empezar de nuevo y ver un nuevo comienzo.

Esperamos que la situación cambie. Esperamos la luz, el amor y el triunfo de la vida. La esperanza tampoco es optimismo. Es contemplar la realidad tal y como es y esperar que Dios recorra esta realidad y nos ofrezca una nueva oportunidad para empezar de nuevo una buena vida.

–Tenemos más incertidumbre que nunca. ¿Nos ayudará esto a crecer?
–La incertidumbre no nos hace crecer de forma automática, pero sí que representa un desafío y nos lleva a preguntarnos sobre qué pilares quiero construir. La duda me obliga a preguntarme: ¿a qué me lleva esto? Y responder a estas preguntas me ayudará a dar sentido a mi vida. La duda me saca de la rutina y me impide instalarme en ella para conectarnos con nuestra auténtica verdad, con una verdad más profunda.


EL HABITO DE SENTIRNOS OFENDIDOS…

Las personas s pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que alguien les hizo. La sorprendente revelación que te voy a hacer, va a cambiar tu vida… ¡Nadie te ha ofendido! Son tus expectativas de lo que esperabas de esas personas, las que te hieren…
Y las expectativas las creas tú con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarias. Si tú esperabas que tus padres te dieran más amor y no te lo dieron, no tienes por qué sentirte ofendido.
Son tus expectativas de lo que un padre ideal debió hacer contigo, las que fueron violadas. Tus ideas son las que te lastiman.
Si esperabas que tu pareja reaccionara de tal o cual forma y no lo hizo… Tu pareja no te ha hecho nada. Es la diferencia entre las atenciones que esperabas tuviera contigo y las que realmente tuvo, las que te hieren. Nuevamente, eso está en tu imaginación. ¿Enojado con Dios? Son tus creencias de lo que debería hacer Dios, las que te lastiman. Dios jamás ofende ni daña a nadie. Un hábito requiere de todas sus partes para funcionar. Si pierde una,
el hábito se desarma.
Una de las mayores fuentes de ofensas es la de tratar de imponer el punto de vista de una persona a otra y guiar su vida. Cuando le dices lo que debe hacer y te dice “no”, creas resentimientos por partida doble.
Primero, te sientes ofendido porque no hizo lo que querías.
Segundo, la otra persona se ofende porque no la aceptaste como es. Y es un círculo vicioso. Todas las personas tienen el derecho divino de guiar su vida como les plazca. Aprenderán de sus errores por sí mismos. ¡Déjalos ser! nadie te pertenece.
Las personas son un río caudaloso. Cualquier intento de atraparlas te va a lastimar. Ámalas, disfrútalas y déjalas ir.
1.- Entiende que nadie te ha ofendido. Son tus ideas acerca de cómo deberían actuar las personas y Dios, las que te hieren. Estas ideas son producto de una máscara social, que has aprendido desde tu infancia de forma inconsciente. Reconoce que la mayoría de las personas NUNCA va a cuadrar con esas ideas que tienes. Porque ellos tienen las suyas.
2.- Deja a las personas Ser. Deja que guíen su vida como mejor les plazca. Es su responsabilidad. Dales consejos si te los piden, pero permite que tomen sus decisiones. Es su derecho divino por nacimiento: el libre albedrío y la libertad.
3.- Nadie te pertenece. Ni tus padres, ni amigos ni parejas. Todos formamos parte del engranaje de la naturaleza. Deja fluir las cosas sin resistirte a ellas. Vive y deja vivir.
4.- Deja de pensar demasiado. Ábrete a la posibilidad de nuevas experiencias. No utilices tu inventario. Abre los ojos y observa el fluir de la vida como es. Cuando limpias tu visión de lentes oscuros y te los quitas, el resultado es la limpieza de visión.
5.- La perfección no existe. Ni el padre, amigo, pareja perfectos. Es un concepto creado por la mente humana que a un nivel intelectual puedes comprender, pero en la realidad NO EXISTE.
Porque es un concepto imaginario. Un bosque perfecto serían puros árboles, Sol, no bichos… ¿existe? No. Para un pez, el mar perfecto sería aquel donde no hay depredadores ¿existe? No. Solo a un nivel intelectual. En la realidad JAMÁS VA A EXISTIR.
Naturalmente, al pez solo le queda disfrutar de la realidad.
Cualquier frustración de que el mar no es como quiere que sea no tiene sentido. Deja de resistirte a que las personas no son como quieres o no piensan como tú. Acepta a las personas como el pez acepta al mar y ámalas como son.
6.- Disfruta de la vida. La vida real es más hermosa y excitante que cualquier idea que tienes del mundo. Me complacerá decírtelo por experiencia.
7.- Imagina a esa persona que te ofendió en el pasado. Imagínate que ambos están cómodamente sentados. Dile por qué te ofendió. Escucha su explicación amorosa de por qué lo hizo. Y perdónala. Si un ser querido ya no está en este mundo, utiliza esta dinámica para decirle lo que quieres. Escucha su respuesta. Y dile adiós. Te dará una enorme paz.
8.- A la luz del corto período de vida que tenemos, solo tenemos tiempo para vivir, disfrutar y ser felices. Nuestra compañera la muerte en cualquier momento, de forma imprevista, nos puede tomar entre sus brazos. Es superfluo e inútil gastar el tiempo en pensar en las ofensas de otros. No puedes darte ese lujo.
Vuelve a leer este artículo las veces necesarias y deja que los conceptos empiecen a sembrar semillas de consciencia en tu interior


PARA CRIAR HIJOS RESPONSABLES, APRENDE DEL ÁGUILA

La razón por la cual el águila construye su nido con hierbas, plumas y espinas, es muy sencilla.

Cuando el aguilucho ha llegado a cierta edad y tiene condiciones para valerse por sí mismo, la madre saca del nido las plumas y las hierbas, de modo que solo quedan las espinas para que incomoden a la criatura.
El aguilucho ya no tiene confort, entonces las espinas le obligan a buscar una mejor casa.
Ahí entra el águila madre: desde determinado punto de altura lanza a su hijo y empieza a enseñarle a volar. Lo arroja, el aguilucho extiende las alas, pero todavía no puede sostener el aleteo, el viento le gana, y empieza a caer.
La madre lo observa y desciende a su rescate; lo toma con las patas, nuevamente lo sube y repite la operación: lo vuelve a lanzar. Y así, hasta que la criatura aprenda. Una vez que aprende ya está apto para emprender su propio rumbo.
Las águilas no apañan la dependencia.
Las águilas no mantienen a hijos ociosos, o vuelas o vuelas.
Nada es casualidad, nada ocurre por accidente y todo es superable.
Hay un principio fundamental que es: todo lo que ud. está viviendo, es por lo que ha creído, incluso las personas que le rodean.
Ud atrae y aleja a personas que tienen que ver con lo que ud. está creyendo y quien está “siendo”.
Zig Ziglar decía: “no puedes volar como un águila si estás rodeado de pavos”.
Su manera de pensar y de actuar, en gran parte la define su propio entorno. ¿En qué ambiente vive? ¿Rodeado de personas que le aportan o le restan? Es un ciclo interminable.
Esto es la suma de muchos factores pero cada uno somos responsables de lo que nos sucede, de las personas que conocemos, de las oportunidades que nos generamos.
Todo cambia cuando usted cambia y deja de atraer a ciertas personas y circunstancias para atraer a otras.
Así es como vamos creciendo, evolucionando y nos podemos dar cuenta de qué tal vamos en este examen llamado “vida”.
PARA CERRAR BIEN LOS CICLOS
Recuerda:
1. Agradece la experiencia. Todo problema vino a enseñarte una lección, no a acabar contigo.
2. Agradécele al espejo. Agradece a esa persona por venir a hacer consciente lo inconsciente.
3. No ames por necesidad o te volverás adicto a la compañía e incapaz de ser feliz solo.
4. No pierdas tus días pensando en lo que no fue, en tus errores o en lo mal que te trata la vida. El pesimismo atrae lo negativo.
5. No vivas siendo víctima, las víctimas no tienen poder, no asumen su vida.
6. No desperdicies la vida intentando desesperadamente ser aceptado.
7. No desistas. Sigue tu sueño, tu sueño no debe depender de la aprobación de alguien más.
¿Porqué te quedas encerrado cuando la puerta está totalmente abierta?
Lo que se va, tenía que irse. Lo que no funciona, no era para ti. Cada uno de tus fracasos es una lección mas, te ayudará a construir un futuro de éxito, si tienes la suficiente autoestima para no dejar de intentarlo.
¡Mírate! ¡Estás vivo!
Tus ojos ven, tu corazón late, tus manos se mueven y generan cosas geniales.
Hazte responsable. Deja a los otros en paz con ellos mismos.
No esperes que te traigan flores. Sé tu propio jardín y ahí posaran las mariposas, no tendrás que correr tras ellas.
Buenos días!


PARA VIVIR MEJOR…

Para vivir mejor.

No te preocupes, * ocúpate .*
Ocupa tu tiempo, ocupa tu espacio, ocupa tu mente.

No te desesperes, * Espera.*
Espera que las cosas se calmen, espera que el tiempo pase, espera se desarme la rabia.

No te indispongas, * disponte.*
Dispon buenas palabras, dispon buenas vibraciones, disponte siempre.

No te canses, * Descansa.*
Descansa tu mente, descansa las piernas, descansa de todo.

No te molestes, * Acomoda.*
Acomoda tu cuerpo, acomoda tu espíritu, acomoda tu vida.

No desconfíes, * Confía.*
Confía en tu sexto sentido, confía en ti.

No presiones, * Impresiona.*
Impresiona por la humildad, impresiona por la sencillez, impresiona por la elegancia.

No generes discordia, * Genera Concordia.*
Concordia entre las naciones, concordia entre las personas, concordia personal.

No molestes, * trata bien.*
Trata bien a las personas, trata bien a los animales, cuida el planeta.

No te sobrecargues, * Recargate.*
Recargue sus fuerzas, recargue su coraje, recargue su esperanza.

No estorbes, * Trabaja.*
Trabaja tu humanidad, trabaja tus frustraciones, trabaja tus virtudes.

No conspires, * Inspira.*
Inspira personas, inspira talentos, inspira salud.

No te aterres, * ten fe.

Autor desconocido


EL HABLA CORRECTA.

El Habla Correcta.

Consciente del sufrimiento que causan hablar irreflexivamente y la incapacidad de escuchar a los demás, me comprometo a hablar con afecto y a escuchar con atención para aportar alegría y felicidad a los otros y aliviar su sufrimiento. Sabiendo que las palabras tienen el poder de provocar la felicidad o el sufrimiento, estoy decidido a hablar con veracidad, pronunciando palabras que inspiren auto-confianza, alegría y esperanza. No difundiré noticias de las que no esté seguro ni criticaré o condenaré nada de lo que no tenga la certidumbre. Me abstendré de pronunciar palabras que puedan causar división o discordia, o susceptibles de provocar la separación de la familia o la comunidad. Estoy decidido a hacer todo lo posible por reconciliar y resolver todo tipo de conflictos, por insignificantes que sean. Dice el cuarto ejercicio de Conscienciación, y ofrece una descripción muy exacta del Habla Correcta.

La explicación clásica del Habla Correcta es:

1) Hablar con veracidad; cuando algo es verde decir que es verde y no violeta.
2) No hablar con una lengua viperina; no decimos una cosa a una persona y otra distinta a otra persona. Como es natural, podemos describir la verdad de diferentes maneras para ayudar a las diferentes personas que nos escuchan a comprender lo que queremos decir, pero debemos ser siempre leales a la verdad.
3) No hablar con crueldad. No debemos gritar, calumniar, maldecir, fomentar el sufrimiento ni crear odio. Incluso a los que tienen buen corazón y no desean herir a los demás se les escapan a veces palabras hirientes. Cuando decimos algo inyectado de veneno, es por lo común debido a la energía de nuestros hábitos. Nuestras palabras son muy poderosas, pueden afectar seriamente a los demás.
4) No exagerar ni adornar lo que decimos. No debemos dramatizar innecesariamente haciendo que las cosas parezcan mejor, peor o más extremas de lo que en realidad son. Si alguien está un poco irritado no diremos que está furioso.

La práctica del Habla Correcta consiste en intentar cambiar nuestros hábitos para que nuestras palabras surjan de la semilla de Buda que tenemos en nosotros y no de las semillas insanas que han quedado por resolver.

El Habla Correcta se basa en el Pensamiento Correcto. Las palabras son nuestros pensamientos expresados en voz alta. Como es natural, pensamos cosas que no queremos decir y parte de nuestra consciencia tiene que funcionar como filtro.

A veces, cuando llevamos sufrimiento dentro, este se manifiesta a través de palabras que decimos sin pensar. Esto sucede en especial cuando no practicamos la Atención Correcta, entonces, no somos conscientes del sufrimiento que se está acumulando en nuestro interior y decimos o escribimos cosas que no queremos decir y no sabemos de donde salieron nuestras palabras. No pretendíamos decir algo que pudiera lastimar a los demás, pero lo hacemos. Cuando los pensamientos salen de nuestra mente en forma de palabras, si van acompañados de la Atención Correcta, sabemos si lo que decimos es útil o creará problemas.

Fuente: El corazón de las enseñanzas de Buda – Thich Nhat Hanh