fbpx

EL DÍA QUE MI MADRE MURIÓ COMO RENDÍ QUE ERA SOLO UNA IDEA

El día en que mi madre murió escribí en mi diario: “ha ocurrido una gran desgracia en mi”, estuve sufriendo durante mucho tiempo, pero una noche, cuando estaba durmiendo en la ermita en que vivía, soñé con mi madre, en mi sueño me veía hablando con ella. Era tan agradable estar conversando juntos, que me parecía que nunca hubiera muerto. Cuando me desperté sentí con una gran claridad que seguía estando a mi lado. Comprendí que la idea de haber perdido a mi madre no era más que una idea. En aquel momento tuve la certeza de que ella siempre viviría en mí. Abrí la puerta y salí al exterior, mientras paseaba por las hileras de té iluminadas por la luna, descubrí que la luz de la luna que me acariciaba, era la caricia de mi madre, tenía el convencimiento de que este cuerpo no era solo mío, sino una prolongación viva del cuerpo de mi madre, de mi padre, de mis abuelos, tatarabuelos, de todos mis antepasados, las huellas que yo iba dejando en el húmedo suelo eran las de todos mis padres y antepasados. Todo lo que tenía que hacer para recordar que ella estaría conmigo siempre en cualquier momento, era mirar la palma de mi mano.

Cuando pierdes a un ser querido, si puedes detenerte y observar a fondo lo verás manifestándose bajo muchas formas, si contemplas las hojas, las flores, los pájaros. Nuestros seres queridos viven entre nosotros.”

Thich Nhat Hanh


EDUCACION: HACIA LAS VERDADERAS BASES

La educación que ha prevalecido en el pasado es muy insuficiente, incompleta, superficial. Sólo crea gente que puede ganarse la vida pero no da ningún indicio sobre la vida misma. No sólo es incompleta, es además dañina – porque está basado en la competencia.

Cualquier tipo de competencia es violento en su esencia, y crea personas que no aman. Todo su esfuerzo está en los logros: renombre, fama, todo tipo de ambiciones – obviamente, deben luchar y entrar en conflicto para lograrlas. Esto destruye su gozo y su amistad. Pareciera que todos están luchando contra el mundo entero.

La educación hasta ahora ha sido orientada a lograr metas: lo que aprendes no es importante; lo que es importante es el examen que vendrá en uno o dos años más. Hace que el futuro sea importante – más importante que el presente. Sacrifica el presente por el futuro. Y esto se convierte en tu estilo mismo de vida; estás siempre sacrificando el momento por algo que no está presente. Esto crea un tremendo vacío en la vida.

La comuna de mi visión tendrá una educación de cinco dimensiones./b>

Antes que entre en el tema de esas dimensiones, quiero señalar unas cosas. Uno: no debería existir examen alguno como parte de la educación, pero cada día, a cada hora, habrá una observación de parte de los profesores; sus comentarios durante el año decidirán si adelantas o te quedas un poco más en la misma clase. Nadie falla, nadie pasa – es sólo que unas personas son rápidas y otras son un poco perezosas – porque la idea de fallar crea una profunda herida de inferioridad, y la idea del éxito crea otra clase de enfermedad, la de superioridad.

Nadie es inferior, y nadie es superior.

Uno es sólo uno mismo, incomparable.

Por esto, los exámenes no tendrán lugar. Esto cambiará toda la perspectiva desde el futuro hacia el presente. Lo que estás haciendo en este preciso momento será decisivo, no lo serán cinco preguntas al final de dos años. De las miles de cosas por las cuales pasarás durante estos dos años, cada uno será decisivo; así la educación no será orientada hacia las metas.

El profesor ha sido de inmensa importancia en el pasado, porque él sabía que aprobó todos los exámenes, que acumuló conocimiento. Pero la situación ha cambiado – y éste es uno de los problemas, que las situaciones cambian pero nuestras respuestas permanecen siendo las viejas. Ahora la explosión del conocimiento es tan vasta, tan tremenda, tan veloz, que no puedes escribir un gran libro sobre un tema científico porque al momento en que tu libro esté por salir, estará pasado de moda; nuevos hechos, nuevos descubrimientos lo harán sin relevancia. Ahora la ciencia dependerá de los artículos, los periódicos, no de los libros.

El profesor fue educado hace treinta años. En treinta años todo ha cambiado, y sigue repitiendo lo que se le enseñó a él. Está pasado de moda, y está haciendo que sus alumnos estén pasados de moda. Por esto, en mi visión, el profesor no tiene cabida. En vez del profesor, habrá guías, y la diferencia debe de ser comprendida: un guía te dirá donde, en la biblioteca, encontrarás la última información sobre un tema.

En el futuro el computador va resultar ser de una importancia tremenda y revolucionaria.

Por ejemplo, la manera que la educación se imparte a los alumnos es enteramente anticuada. Aún depende en alimentar la memoria, y mientras más se carga la memoria, menor es la posibilidad de tener claridad y inteligencia. Me parece una gran oportunidad que a los alumnos se les libere del almacenaje de todo tipo de información. Pueden llevar pequeños computadores que tendrán toda la información que requieren en un momento dado. Esto ayuda a que sus mentes sean más meditativas, claras, inocentes. Ahora, sus mentes están demasiado atiborradas con basura innecesaria.

En el futuro, la educación será centralizada en el computador y en la televisión, porque lo que puede ser visto gráficamente es recordado con mayor facilidad que aquello que se ha leido o oído. Los ojos son instrumentos mucho más poderosos que los oídos. También quitará el aburrimiento de sólo leer y escuchar. Al contrario, la televisión es una experiencia gozosa. La geografía puede enseñarse con mucho colorido…

El profesor deberá ser solamente un guía para mostrarte el canal adecuado, para mostrarte cómo usar el computador, de cómo encontrar el libro más reciente. Sus funciones serán totalmente diferentes. No te estará impartiendo conocimiento, te está haciendo conciente del conocimiento contemporáneo, del conocimiento más reciente disponible. Él es sólo un guía.

Bajo éstas consideraciones, yo divido a la educación en cinco categorías.

La primera es informativa, como historia, geografía, y muchos otros temas que pueden ser manejados por la computador y la televisión juntas.

Pero sobre la histoela – debemos tomar un punto de vista completamente radical. En este momento, la historia consiste en Genghis Khan, Tamerlane, Nadirshah, Adolf Hitler, etc. Estas no son nuestras historias, éstas son nuestras pesadillas. La sola idea que los humanos pueden ser tan crueles unos a otros produce nausea. Nuestros niños no deben de ser alimentados con tales ideas.

En el futuro, la historia debe consistir sólo en aquellos grandes genios que han contribuído algo a la belleza del planeta, a la humanidad – un Gautama Buda, un Sócrates, un Lao Tzu; grandes místicos como Jalaluddin Rumi, J. Krishnamurti; grandes poetas como Walt Whitman, Omar Khayyam; grandes figuras literarias como Leo Tolstoy, Maxim Gorky, Fyodor Dostoevsky, Rabindranath Tagore, Basho.

Debemos enseñar la grandeza positiva de nuestra herencia, con apéndices indicando la gente que hasta ahora se le ha considerado históricamente grande – gente como Adolfo Hitler. Ellos pueden aparecer solamente en los apéndices y las notas, con una clara explicación que ellos eran insanos, o sufrían de un complejo de inferioridad, o algún desorden psiquiátrico.

Debemos lograr que las generaciones futuras estén completamente concientes que un lado oscuro existió en el pasado, que domin pero que ahora no hay lugar para ello.

En la primera dimensión también vienen los idiomas. Cada persona en el mundo deberá saber al menos dos idiomas; uno, su lengua materna, y la otra el Inglés como un vehículo internacional de comunicación. Se les puede enseñar con mayor precisión por televisión – el acento, la gramática, todo puede ser enseñado con mayor corrección.

Podemos crear en el mundo una atmósfera de hermandad: el lenguaje conecta a la gente, y el lenguaje desconecta a la gente también. En éste momento, no existe un lenguaje internacional. Esto es debido a nuestros prejuicios. El inglés está perfectamente adecuado, porque es conocido, en mayor escala, por la mayoría de la gente por el mundo.

La segunda dimensión es la investigación de temas científicos, lo cual es tremendamente importante porque es la mitad de la realidad, la mitad externa. Esto se puede impartir por televisión y computador también, pero será más complicado, y el guía humano será más necesario.

La tercera será sobre lo que está faltando en la educación actual, el arte de vivir. La gente ha dado por sentado que saben lo que es el amor. No lo saben… y cuando logran saberlo, es demasiado tarde. A cada niño se le debe de enseñar a transformar su rabia, su odio, sus celos, en amor.

Una importante parte de la tercera dimensión será el sentido del humor.

Nuestra así-llamada educación hace que la gente esté triste y seria. Si un tercio de tu vida es gastada en la universidad siendo triste y serio, esto se arraiga profundamente en ti; te olvidas el lenguaje de la risa – y el hombre que olvida el lenguaje de la risa ha olvidado mucho de la vida.

Por ello, el amor, la risa, y el familiarizarse con la vida y sus maravillas, sus misterios… Estos pájaros cantando en los árboles deben ser oídos. Los árboles y las flores y las estrellas deben tener una conexión con tu corazón. El amanecer y el crepúsculo no serán asuntos externos – deberán ser algo interno también. La reverencia por la vida deberá ser el fundamento de la tercera dimensión. La gente es tan irreverente hacia la vida.

La cuarta dimensión deberá ser del arte y la creatividad: pintura, música, artesanía, cerámica, escultura – todo lo creativo.

Se deben permitir todas las áreas de creatividad; los alumnos pueden elegir. Habrá unas pocas cosas obligatorias – por ejemplo, un idioma internacional deberá ser obligatorio, y una cierta capacidad para ganar tu sustento deberá ser obligatorio, cierta arte creativa deberá ser obligatorio. Puedes elegir por todo el arco iris de las artes creativas, porque a no ser que el hombre aprenda a cómo crear, nunca llega a ser parte de la existencia, la cual es constante creación. Al ser creativo, uno es divino; la creatividad es la única oración.

La quinta dimensión debe de ser el arte de morir.

En la quinta dimensión estarán todos las meditaciones, para que puedas saber que no hay muerte, para que puedas tomar conciencia de la vida eterna dentro de ti. Esto debería ser absolutamente esencial, porque todos tienen que morir; nadie lo puede evitar. Bajo el gran cobijo de la meditación, puedes ser introducido al Zen, al Tao, al Yoga, al conocimiento Hassídico, a todos los tipos y posibilidades que han existido, pero de las cuales la educación nunca se ocupó.

La comuna nueva tendrá una educación plena, completa.

He sido un profesor yo mismo y renuncié a la universidad con una nota diciendo: Esto no es educación, esto es mera estupidez, no están enseñando nada significativo.

Pero esta educación insignificante prevalece por todo el mundo – sin diferencias, ya sea Rusia o América. Nadie ha buscado por una educación más completa, más total. En este sentido casi todos carecen de educación; aún aquellos que tienen grandes títulos, están sin educación en las áreas más vastas de la vida. Unos pocos están más faltos de educación, otros menos – pero todos están sin educación, porque la educación como un todo no existe en ninguna parte.


AGRADECE TRES VECES

La Gratitud es la mayor expresión del amor, es la gran multiplicadora de la vida y un verdadero seguro de Salud.

Cada vez que escribes la palabra GRACIAS 3 veces, estás aumentando la concentración de gratitud en tu vida porque es el número matemático para toda nueva creación en el universo.

Es decir, cuando dices gracias tres veces seguidas, estás usando el número mágico de la creación. Mira esto:

💗 En lo holístico un Ser Integral es : cuerpo, mente y espíritu.

💗 En la Biblia Dios es: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

💗 Las dimensiones del tiempo son 3: pasado, presente, futuro.

💗 Los estados del agua y de la materia son 3: sólido, líquido y gaseoso.

💗 El Universo tiene 3 planos de manifestación: físico, mental y etérico.

Entonces cuando yo digo, pienso o escribo 3 veces seguidas gracias hago esto:

*GRACIAS por todo lo que soy.
*GRACIAS por todo lo que tengo.
*GRACIAS por todo lo bueno que ahora fluye hacia mí.

Que esta información sea para tu mayor bien. Te bendigo con amor y muchos abrazos al alma.



COSAS QUE DEBES DEJAR IR

Dejar ir significa dejar de pelear con la vida, aceptando a las personas, las situaciones, las circunstancias y los hechos tal como se den, incluidas decisiones y acciones del pasado, lo “malo”, así como lo “bueno”. Implica saber renunciar no aferrándonos a aquello que la razón nos dice es, en nuestras circunstancias, imposible o muy costoso de lograr. Si dejamos de luchar y de resistirnos a lo inevitable, viviremos plenamente el presente, permaneciendo abiertos a todas las opciones sin aferrarnos rígidamente a ninguna de ellas. Esto estimula la capacidad de dar respuestas creativas a la existencia, tal como es en el aquí y en el ahora. 1.Dejar ir algo que te come por dentro es complicado, pero te ayuda a avanzar en la vida y alcanzar nuevas metas. Es importante que dejes de lado lo que te detiene. 2.Deja ir todos los pensamientos que no te hacen sentir fuerte. 3.Deja de sentirte culpable por hacer lo que realmente quieres hacer. 4.Deja ir el miedo a lo desconocido. Da un pequeño paso y ve cómo el camino se revela. 5.Deja ir los remordimientos; en un momento de tu vida un “como sea” puede ser exactamente lo que necesitas. 6.Deja ir las preocupaciones; la preocupación es como rezar por lo que no quieres. 7.Deja de culpar a los demás; sé responsable de tu propia vida. Si no te gusta algo, tienes dos opciones, la aceptas o lo cambias. 8.Deja de pensar que tus sueños no son importantes; siempre sigue a tu corazón. 9.Deja de pensar que todo el mundo es más feliz, más exitoso o mejor que tú. Estás justo donde tienes que estar. 10.Deja de pensar que hay una manera correcta e incorrecta de hacer las cosas o de ver el mundo. Disfruta del contraste y celebra la diversidad y la riqueza de la vida. 11.Deja de pensar que no estás donde debes estar. Estás exactamente donde tienes que estar para llegar a donde quieres ir, así que empieza a preguntarte eso, dónde quieres ir. Olvida el rencor y la ira que guardas hacia tus ex parejas o familiares. Todos merecemos felicidad y amor; sólo porque algo acabó no significa que tu amor era equivocado. Deja de lado tus problemas de dinero. Haz un plan para pagar tus deudas y enfócate en tu abundancia. Deja de tratar de salvar o cambiar a las personas. Todo el mundo tiene su propio camino, y lo mejor que puedes hacer es trabajar en ti mismo y dejar de centrarte en los demás. Deja de tratar de encajar y ser aceptado por todos. Tu singularidad es lo que te hace excepcional. Deja ir todo el auto-odio. Deja de criticarte y conviértete en tu mejor amigo. Cuando dejemos de esperar que las cosas sean distintas a lo que son, comenzaremos a transitar en el sendero de la paz interior.


EL HABITO DE SENTIRNOS OFENDIDOS…

Las personas se pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que alguien les hizo. La sorprendente revelación que te voy a hacer, va a cambiar tu vida… ¡Nadie te ha ofendido! Son tus expectativas de lo que esperabas de esas personas, las que te hieren…

Y las expectativas las creas tú con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarias. Si tú esperabas que tus padres te dieran más amor y no te lo dieron, no tienes por qué sentirte ofendido.
Son tus expectativas de lo que un padre ideal debió hacer contigo, las que fueron violadas. Tus ideas son las que te lastiman.

Si esperabas que tu pareja reaccionara de tal o cual forma y no lo hizo… Tu pareja no te ha hecho nada. Es la diferencia entre las atenciones que esperabas tuviera contigo y las que realmente tuvo, las que te hieren. Nuevamente, eso está en tu imaginación. ¿Enojado con Dios? Son tus creencias de lo que debería hacer Dios, las que te lastiman. Dios jamás ofende ni daña a nadie. Un hábito requiere de todas sus partes para funcionar. Si pierde una,
el hábito se desarma.

El hábito de sentirte ofendido por lo que te hacen otros (en realidad nadie te hace nada) desaparecerá cuando conozcas mejor la fuente de las “ofensas”.

Cuando nacemos, somos auténticos
Pero nuestra verdadera naturaleza, es suprimida y sustituida artificialmente por conceptos que nuestros padres, la sociedad y televisión nos enseñan. Y crean una novela falsa de cómo deberían ser las cosas en todos los aspectos de tu vida y de cómo deben actuar los demás.

Una de las mayores fuentes de ofensas es la de tratar de imponer el punto de vista de una persona a otra y guiar su vida. Cuando le dices lo que debe hacer y te dice “no”, creas resentimientos por partida doble.

Primero, te sientes ofendido porque no hizo lo que querías.

Segundo, la otra persona se ofende porque no la aceptaste como es. Y es un círculo vicioso. Todas las personas tienen el derecho divino de guiar su vida como les plazca. Aprenderán de sus errores por sí mismos. ¡Déjalos ser! nadie te pertenece.

Las personas son un río caudaloso. Cualquier intento de atraparlas te va a lastimar. Ámalas, disfrútalas y déjalas ir.

1—–Entiende que nadie te ha ofendido. Son tus ideas acerca de cómo deberían actuar las personas y Dios, las que te hieren. Estas ideas son producto de una máscara social, que has aprendido desde tu infancia de forma inconsciente. Reconoce que la mayoría de las personas NUNCA va a cuadrar con esas ideas que tienes. Porque ellos tienen las suyas.

2—–Deja a las personas Ser. Deja que guíen su vida como mejor les plazca. Es su responsabilidad. Dales consejos si te los piden, pero permite que tomen sus decisiones. Es su derecho divino por nacimiento: el libre albedrío y la libertad.

3—–Nadie te pertenece. Ni tus padres, ni amigos ni parejas. Todos formamos parte del engranaje de la naturaleza. Deja fluir las cosas sin resistirte a ellas. Vive y deja vivir.

4—–Deja de pensar demasiado. Ábrete a la posibilidad de nuevas experiencias. No utilices tu inventario. Abre los ojos y observa el fluir de la vida como es. Cuando limpias tu visión de lentes oscuros y te los quitas, el resultado es la limpieza de visión.

5—–La perfección no existe. Ni el padre, amigo, pareja perfectos. Es un concepto creado por la mente humana que a un nivel intelectual puedes comprender, pero en la realidad NO EXISTE. Porque es un concepto imaginario. Un bosque perfecto serían puros árboles, Sol, no bichos… ¿existe? No. Para un pez, el mar perfecto sería aquel donde no hay depredadores ¿existe? No. Solo a un nivel intelectual. En la realidad JAMÁS VA A EXISTIR.

Naturalmente, al pez solo le queda disfrutar de la realidad. Cualquier frustración de que el mar no es como quiere que sea no tiene sentido. Deja de resistirte a que las personas no son como quieres o no piensan como tú. Acepta a las personas como el pez acepta al mar y ámalas como son.

6—– Disfruta de la vida. La vida real es más hermosa y excitante que cualquier idea que tienes del mundo. Me complacerá decírtelo por experiencia.

7—— Imagina a esa persona que te ofendió en el pasado. Imagínate que ambos están cómodamente sentados. Dile por qué te ofendió. Escucha su explicación amorosa de por qué lo hizo. Y perdónala. Si un ser querido ya no está en este mundo, utiliza esta dinámica para decirle lo que quieres. Escucha su respuesta. Y dile adiós. Te dará una enorme paz.

8—– A la luz del corto período de vida que tenemos, solo tenemos tiempo para vivir, disfrutar y ser felices. Nuestra compañera la muerte en cualquier momento, de forma imprevista, nos puede tomar entre sus brazos. Es superfluo e inútil gastar el tiempo en pensar en las ofensas de otros. No puedes darte ese lujo.

9—– Es natural pasar por un periodo de duelo al perdonar, deja que tu herida sane. Descárgate (no confundir con desquitarse) con alguien para dejar fluir el dolor. Vuelve a leer este artículo las veces necesarias y deja que los conceptos empiecen a sembrar semillas de consciencia en tu interior. Aprende con honestidad los errores que cometiste, prométete que no lo volverás a hacer y regresa a vivir la vida…

“Encontrado en la web”


UBUNTU

Un antropólogo intentó probar un juego con unos niños de una tribu africana …colocó una canasta llena de frutas deliciosas junto al tronco de un árbol, y les dijo:

– El primer niño que llegue al árbol y toque la canasta, se ganará toda la fruta.

Cuando el antropólogo les dio la señal de inicio, y pensó que iban a correr para ganarse la fruta, se sorprendió de que comenzaran a caminar todos juntos, tomados de las manos, hasta que llegaron al árbol… juntos tocaron la canasta, y compartieron la fruta.

El les preguntó que por qué hacían eso, si cada uno de ellos podría haber conseguido la canasta de fruta solo para ellos o para repartirla con sus familias.

Los niños espondieron todos juntos y a una sola voz:

– UBUNTU.

El antropólogo intrigado comenzó a indagar entre los adultos de la tribu: resulta que «Ubuntu» en el lenguaje de su civilización significa: «yo soy porque todos somos…»

Es decir, según la educación que recibieron de sus padres y abuelos, ¿cómo puede sólo uno de nosotros ser feliz, mientras todos los demás son miserables?…

Esta tribu «sin educación» conoce el secreto de la cooperación y la solidaridad, que se ha perdido en todas las sociedades que la «trascienden», y que se consideran a sí mismas sociedades «civilizadas».
UBUNTU.


CUANDO ME ENCONTRÉ CONMIGO MISMO

MI ALMA YA NO TIENE PRISA
QUIERO SABOREAR mis años venideros, disfrutarlos sorbo a sorbo como el mejor de mis vinos, aliarme con el tiempo, y hacer eterno lo efímero de mi existencia.
QUIERO VIVIR respirando la esencia de la vida, con lenta y agónica premura, perderme en la sutil fragancia de las rosas.
MI ALMA YA NO TIENE TANTA PRISA
QUIERO CONTINUAR MI VIAJE junto a gente que esté llena de humanidad, que nunca les falte ilusiones en su corazón, que ría por sus locuras vividas, por sus riesgos tomados, por sus recuerdos guardados,
por sus atrevidas aventuras; gente que disfrute de cada amanecer, que regocije su alma con cualquier atardecer,
poniendo en cada respiro, una sonrisa de satisfacción.
QUIERO PERSEGUIR la riqueza espiritual, aquella que viene acompañada de dicha y felicidad, quiero dilatar mis emociones en bellas ilusiones por vivir, que día a día la alegría grite a través de mis ojos y en la mirada de cada amanecer; para que cuando mi ocaso llegue, encuentre mi corazón copioso de bellos recuerdos de amores vividos, con altivas nostalgias de alegría, con misteriosas y diáfanas locuras de todo lo sentido y lo vivido…
ANTES DE LA PUESTA del Sol de mi existencia, quiero vivir con toques de místicos placeres para el alma, vivir con intensidad que sólo la madurez del corazón me puede dar.
QUIERO DANZAR al Son de los días y los años venideros..
QUIERO EN MIS “ÚLTIMOS” AÑOS, poner mis ojos en el inquietante horizonte, él siempre me lleva al regocijo de mi alma.
QUIERO ESPERAR sin temor mi partida,
siempre he pensado que la muerte, no es más que un bello viaje, que nos lleva a vivir junto a las estrellas.


LA LEY DEL ESPEJO

No me conoces, me imaginas. Solo ves en mi lo que eres tú.

Si en mi ves amor, es porque en ti hay amor…

Si en mi ves agresividad, es porque en ti hay agresividad.

Si admiras una cualidad mia, es porque tu tambien tienes esa cualidad…

Si te parezco tonto, deberías analizar tu comportamiento,

Si hay algo en mi que odias, estas
odiando eso de ti que no te gusta.

No es de extrañar… Soy un reflejo que proyecta tu realidad.

Solo me imaginas, soy tu invento,
y solamente verás en mi aquello
que reconozcas en ti.

Si te gusta lo que ves en mi, ¡No lo cambies!

Pero si no te gusta… ¡Cámbialo en ti!

En lo que a mi respecta.
Yo te amo, porque eres el espejo,
Que elegí para observarme y crecer.

( Alejandro Jodorowsky )


LA PARÁBOLA DEL NOTE VACIO

Un monje decidió meditar solo, lejos de su monasterio.
Tomó su bote hasta el centro del lago, lo amarró allí, cerró los ojos y empezó a meditar.
Después de unas horas de silencio, sintió el repentino golpe de otro bote chocando con el suyo.
Con los ojos aún cerrados sintió que su ira aumentaba.
Estaba listo para gritarle al barquero que tan descuidadamente había perturbado su meditación,
Pero, cuando abrió los ojos, se sorprendió al descubrir que se trataba de un bote vacío el que había golpeado al suyo.
Probablemente se había desatado y flotaba hacia el centro del lago.
En ese momento, el monje tuvo una gran revelación.
Comprendió que el enojo estaba dentro de él; sólo necesitaba el golpe de un objeto externo para sacarlo fuera de él.
A partir de entonces, cada vez que encontraba a alguien que lo irritaba, se recordaba a sí mismo, que la otra persona no era más que un bote vacío: La ira estaba dentro de él.