fbpx

EDUCACION: HACIA LAS VERDADERAS BASES

La educación que ha prevalecido en el pasado es muy insuficiente, incompleta, superficial. Sólo crea gente que puede ganarse la vida pero no da ningún indicio sobre la vida misma. No sólo es incompleta, es además dañina – porque está basado en la competencia.

Cualquier tipo de competencia es violento en su esencia, y crea personas que no aman. Todo su esfuerzo está en los logros: renombre, fama, todo tipo de ambiciones – obviamente, deben luchar y entrar en conflicto para lograrlas. Esto destruye su gozo y su amistad. Pareciera que todos están luchando contra el mundo entero.

La educación hasta ahora ha sido orientada a lograr metas: lo que aprendes no es importante; lo que es importante es el examen que vendrá en uno o dos años más. Hace que el futuro sea importante – más importante que el presente. Sacrifica el presente por el futuro. Y esto se convierte en tu estilo mismo de vida; estás siempre sacrificando el momento por algo que no está presente. Esto crea un tremendo vacío en la vida.

La comuna de mi visión tendrá una educación de cinco dimensiones./b>

Antes que entre en el tema de esas dimensiones, quiero señalar unas cosas. Uno: no debería existir examen alguno como parte de la educación, pero cada día, a cada hora, habrá una observación de parte de los profesores; sus comentarios durante el año decidirán si adelantas o te quedas un poco más en la misma clase. Nadie falla, nadie pasa – es sólo que unas personas son rápidas y otras son un poco perezosas – porque la idea de fallar crea una profunda herida de inferioridad, y la idea del éxito crea otra clase de enfermedad, la de superioridad.

Nadie es inferior, y nadie es superior.

Uno es sólo uno mismo, incomparable.

Por esto, los exámenes no tendrán lugar. Esto cambiará toda la perspectiva desde el futuro hacia el presente. Lo que estás haciendo en este preciso momento será decisivo, no lo serán cinco preguntas al final de dos años. De las miles de cosas por las cuales pasarás durante estos dos años, cada uno será decisivo; así la educación no será orientada hacia las metas.

El profesor ha sido de inmensa importancia en el pasado, porque él sabía que aprobó todos los exámenes, que acumuló conocimiento. Pero la situación ha cambiado – y éste es uno de los problemas, que las situaciones cambian pero nuestras respuestas permanecen siendo las viejas. Ahora la explosión del conocimiento es tan vasta, tan tremenda, tan veloz, que no puedes escribir un gran libro sobre un tema científico porque al momento en que tu libro esté por salir, estará pasado de moda; nuevos hechos, nuevos descubrimientos lo harán sin relevancia. Ahora la ciencia dependerá de los artículos, los periódicos, no de los libros.

El profesor fue educado hace treinta años. En treinta años todo ha cambiado, y sigue repitiendo lo que se le enseñó a él. Está pasado de moda, y está haciendo que sus alumnos estén pasados de moda. Por esto, en mi visión, el profesor no tiene cabida. En vez del profesor, habrá guías, y la diferencia debe de ser comprendida: un guía te dirá donde, en la biblioteca, encontrarás la última información sobre un tema.

En el futuro el computador va resultar ser de una importancia tremenda y revolucionaria.

Por ejemplo, la manera que la educación se imparte a los alumnos es enteramente anticuada. Aún depende en alimentar la memoria, y mientras más se carga la memoria, menor es la posibilidad de tener claridad y inteligencia. Me parece una gran oportunidad que a los alumnos se les libere del almacenaje de todo tipo de información. Pueden llevar pequeños computadores que tendrán toda la información que requieren en un momento dado. Esto ayuda a que sus mentes sean más meditativas, claras, inocentes. Ahora, sus mentes están demasiado atiborradas con basura innecesaria.

En el futuro, la educación será centralizada en el computador y en la televisión, porque lo que puede ser visto gráficamente es recordado con mayor facilidad que aquello que se ha leido o oído. Los ojos son instrumentos mucho más poderosos que los oídos. También quitará el aburrimiento de sólo leer y escuchar. Al contrario, la televisión es una experiencia gozosa. La geografía puede enseñarse con mucho colorido…

El profesor deberá ser solamente un guía para mostrarte el canal adecuado, para mostrarte cómo usar el computador, de cómo encontrar el libro más reciente. Sus funciones serán totalmente diferentes. No te estará impartiendo conocimiento, te está haciendo conciente del conocimiento contemporáneo, del conocimiento más reciente disponible. Él es sólo un guía.

Bajo éstas consideraciones, yo divido a la educación en cinco categorías.

La primera es informativa, como historia, geografía, y muchos otros temas que pueden ser manejados por la computador y la televisión juntas.

Pero sobre la histoela – debemos tomar un punto de vista completamente radical. En este momento, la historia consiste en Genghis Khan, Tamerlane, Nadirshah, Adolf Hitler, etc. Estas no son nuestras historias, éstas son nuestras pesadillas. La sola idea que los humanos pueden ser tan crueles unos a otros produce nausea. Nuestros niños no deben de ser alimentados con tales ideas.

En el futuro, la historia debe consistir sólo en aquellos grandes genios que han contribuído algo a la belleza del planeta, a la humanidad – un Gautama Buda, un Sócrates, un Lao Tzu; grandes místicos como Jalaluddin Rumi, J. Krishnamurti; grandes poetas como Walt Whitman, Omar Khayyam; grandes figuras literarias como Leo Tolstoy, Maxim Gorky, Fyodor Dostoevsky, Rabindranath Tagore, Basho.

Debemos enseñar la grandeza positiva de nuestra herencia, con apéndices indicando la gente que hasta ahora se le ha considerado históricamente grande – gente como Adolfo Hitler. Ellos pueden aparecer solamente en los apéndices y las notas, con una clara explicación que ellos eran insanos, o sufrían de un complejo de inferioridad, o algún desorden psiquiátrico.

Debemos lograr que las generaciones futuras estén completamente concientes que un lado oscuro existió en el pasado, que domin pero que ahora no hay lugar para ello.

En la primera dimensión también vienen los idiomas. Cada persona en el mundo deberá saber al menos dos idiomas; uno, su lengua materna, y la otra el Inglés como un vehículo internacional de comunicación. Se les puede enseñar con mayor precisión por televisión – el acento, la gramática, todo puede ser enseñado con mayor corrección.

Podemos crear en el mundo una atmósfera de hermandad: el lenguaje conecta a la gente, y el lenguaje desconecta a la gente también. En éste momento, no existe un lenguaje internacional. Esto es debido a nuestros prejuicios. El inglés está perfectamente adecuado, porque es conocido, en mayor escala, por la mayoría de la gente por el mundo.

La segunda dimensión es la investigación de temas científicos, lo cual es tremendamente importante porque es la mitad de la realidad, la mitad externa. Esto se puede impartir por televisión y computador también, pero será más complicado, y el guía humano será más necesario.

La tercera será sobre lo que está faltando en la educación actual, el arte de vivir. La gente ha dado por sentado que saben lo que es el amor. No lo saben… y cuando logran saberlo, es demasiado tarde. A cada niño se le debe de enseñar a transformar su rabia, su odio, sus celos, en amor.

Una importante parte de la tercera dimensión será el sentido del humor.

Nuestra así-llamada educación hace que la gente esté triste y seria. Si un tercio de tu vida es gastada en la universidad siendo triste y serio, esto se arraiga profundamente en ti; te olvidas el lenguaje de la risa – y el hombre que olvida el lenguaje de la risa ha olvidado mucho de la vida.

Por ello, el amor, la risa, y el familiarizarse con la vida y sus maravillas, sus misterios… Estos pájaros cantando en los árboles deben ser oídos. Los árboles y las flores y las estrellas deben tener una conexión con tu corazón. El amanecer y el crepúsculo no serán asuntos externos – deberán ser algo interno también. La reverencia por la vida deberá ser el fundamento de la tercera dimensión. La gente es tan irreverente hacia la vida.

La cuarta dimensión deberá ser del arte y la creatividad: pintura, música, artesanía, cerámica, escultura – todo lo creativo.

Se deben permitir todas las áreas de creatividad; los alumnos pueden elegir. Habrá unas pocas cosas obligatorias – por ejemplo, un idioma internacional deberá ser obligatorio, y una cierta capacidad para ganar tu sustento deberá ser obligatorio, cierta arte creativa deberá ser obligatorio. Puedes elegir por todo el arco iris de las artes creativas, porque a no ser que el hombre aprenda a cómo crear, nunca llega a ser parte de la existencia, la cual es constante creación. Al ser creativo, uno es divino; la creatividad es la única oración.

La quinta dimensión debe de ser el arte de morir.

En la quinta dimensión estarán todos las meditaciones, para que puedas saber que no hay muerte, para que puedas tomar conciencia de la vida eterna dentro de ti. Esto debería ser absolutamente esencial, porque todos tienen que morir; nadie lo puede evitar. Bajo el gran cobijo de la meditación, puedes ser introducido al Zen, al Tao, al Yoga, al conocimiento Hassídico, a todos los tipos y posibilidades que han existido, pero de las cuales la educación nunca se ocupó.

La comuna nueva tendrá una educación plena, completa.

He sido un profesor yo mismo y renuncié a la universidad con una nota diciendo: Esto no es educación, esto es mera estupidez, no están enseñando nada significativo.

Pero esta educación insignificante prevalece por todo el mundo – sin diferencias, ya sea Rusia o América. Nadie ha buscado por una educación más completa, más total. En este sentido casi todos carecen de educación; aún aquellos que tienen grandes títulos, están sin educación en las áreas más vastas de la vida. Unos pocos están más faltos de educación, otros menos – pero todos están sin educación, porque la educación como un todo no existe en ninguna parte.


Deja un comentario